Escoger un juguete

07Escoger un juguete adecuado para cada niño o niña no es siempre una tarea fácil. En los primeros años, somos los padres y los adultos cercanos los que escogemos el juguete, e incluso, cuando son más mayores, los adultos acabamos decidiendo qué compramos.

A menudo nos encontramos desorientados sobre qué juguete es el más adecuado, cuál le gustará más, etc. En todo caso, es bueno antes de la compra hacerse tres preguntas:

¿Qué tiene? ¿Qué quiere? ¿Qué necesita?

Es importante que los juguetes sean escogidos con detenimiento, pensando en el niño o niña en concreto, teniendo en cuenta su edad, gustos e intereses, sus necesidades y capacidades.

Cada vez son más los fabricantes que indican en el envase la edad y dan orientaciones pedagógicas sobre el juguete. Estos datos son buenos para orientarnos.

En caso de que el niño o niña tenga alguna discapacidad, además de pensar en sus intereses y capacidades, se han de valorar las posibilidades de adaptación del juguete.

Las claves para la compra y el uso de un juguete seguro

  • Pensar antes de comprar: reflexionemos preguntándonos qué tiene, qué quiere y qué necesita.
  • Seleccionar el juguete: tengamos en cuenta la edad, los intereses y las habilidades del niño o niña.
  • Compartir las decisiones: no podemos comprar todo lo que piden, así que es necesario dialogar y buscar su complicidad a la hora de escoger.
  • Contrastar la publicidad: comentemos los anuncios con los niños y niñas para educarlos como consumidores críticos y responsables.
  • Promover el uso de juguetes para todos: los niños y niñas discapacitados necesitan juguetes como todos los niños. En su caso, más que en ninguno, debemos tener en cuenta sus necesidades y capacidades para elegir el mejor juguete y adaptarlo sin riesgos.
  • Utilizar juguetes seguros: verifiquemos y consultemos todos los indicadores de seguridad. Hay que contrastar la información que tenemos con la que está indicada en el envase y verificar el contenido.
  • Buscar la mejor relación calidad-precio: aseguremos una buena relación calidad-precio y que el juguete sea atractivo, sólido y resistente.
  • Practicar un consumo sostenible: tengamos presente los criterios de reducción de residuos, la reutilización de los juguetes y el reciclaje de las piezas que se tengan que tirar. El comercio justo es una alternativa responsable, ética y sostenible para comprar juguetes.
  • Cuándo regalar juguetes: regalemos juguetes a lo largo del año y no sólo en fechas señaladas.
  • Estimular la capacidad de jugar: juguemos con nuestros hijos e hijas y facilitemos las condiciones necesarias par que los niños y niñas puedan jugar.
  • Enseñar a utilizar bien el juguete: proporcionemos a nuestros hijos e hijas las advertencias e indicaciones de las precauciones que deben tener presentes, así como los riesgos que puede comportar su uso o que pueden derivar de un uso inadecuado.
  • Ejercer nuestros derechos como consumidores: reclamemos cuando tengamos problemas que afectan a la seguridad como consumidores.