El juego en las nuevas tecnologías

12Cada sociedad ha incorporado a los juegos infantiles sus avances, valores e ilusiones. La tecnología multimedia ha posibilitado las “nuevas pantallas” que han dado lugar a nuevos juegos y juguetes electrónicos con innovadoras apariencias y prestaciones.

Por un lado la informática y por el otro los formatos audiovisuales (sonido, imágenes fijas y en movimiento, gráficos…) dan lugar a lo que conocemos como soportes multimedia.

Éstos se caracterizan por facilitar un feed-back inmediato con el usuario y por la posibilidad de recrear entornos virtuales de gran realismo y fantasía.

Éstas son las dos características que hacen atractivo este nuevo formato de juegos. La interactividad permite obtener respuesta inmediata a las acciones del usuario. Se satisface al momento la necesidad de acción del sujeto y se estimula el reto continuado y la superación personal. Dos características propias de cualquier juego a las cuales se añade el atractivo de visualizar entornos fantásticos, con un gran realismo y mucha acción y movimiento. La atracción visual es el otro ingrediente clave de los nuevos juegos multimedia.

Gracias a estas cualidades, los juguetes multimedia no sólo implican cambios en los soportes de juego y en las formas de interactuar con ellos de los niños, sino que también aportan nuevos valores educativos a tener en cuenta:

  • son juguetes motivadores
  • permiten desarrollar diversas habilidades
  • transmiten contenidos y valores
  • potencian el desarrollo de procesos y estrategias de toma de decisiones y resolución de problemas
  • permiten compartir el juego con otras personas
  • algunos de ellos estimulan la actividad física y la creatividad

Las posibilidades de los juegos multimedia son enormes, pero como ningún juego ni juguete, satisface todas las necesidades lúdicas de los niños. Algunas de esas necesidades tienen que ver con el tacto y la manipulación y en consecuencia con aspectos relacionados con la psicomotricidad. No es lo mismo componer un puzle en la tableta “moviendo” piezas que “tocarlas”, resiguiendo con los dedos su forma hasta encajarlas. Más complejo todavía resultan las construcciones, en donde la percepción del volumen es un aspecto clave. Si hablamos de muñecas, tampoco se reciben los mismos estímulos, dando de comer a una muñeca en una tableta que abrazándola. Es decir, a pesar de su gran valor educativo, los juegos multimedia y los juegos tradicionales deben convivir y aportarse valor mutuamente.