¿Cómo prevenir riesgos?

Asegurarnos de que el juguete cumple la normativa

Comprobar si lleva el marcado CE y es adecuado a las características del niño que va a jugar con él.

Ejemplo: para un niño menor de 3 años, hay que comprobar que el juguete no lleve la advertencia o el símbolo de limitación 0-3 años, que no tiene piezas pequeñas o partes extraíbles, etc.

Leer y seguir las instrucciones de uso

Informar de manera adecuada a los niños de los riesgos que puedan aparecer

Ejemplo: si juega con un monopatín, debe utilizar las protecciones necesarias: rodilleras, calzado adecuado, etc.

Revisar periódicamente el estado de los juguetes

Apartar los juguetes que muestran signos de deterioro, estén estropeados o rotos, pues pueden tener puntas o trozos punzantes y en consecuencia ser peligrosos para el niño o niña que va a jugar con ellos.

Comprobar el entorno de juego

El entorno debe tener las condiciones ambientales y de seguridad adecuadas al tipo de juego que se vaya a realizar

Ejemplo: no jugar en un lugar cercano a las escaleras con juguetes que tengan ruedas y/o se desplacen