El valor educativo

abacoLos criterios psicopedagógicos son aquéllos que nos permiten valorar la calidad del juguete según su valor educativo.

Actualmente no existe ninguna normativa que regule o califique la calidad psicopedagógica de los materiales de juego que ponemos a disposición de los niños, pero, desde la perspectiva de juguete seguro, existen algunas claves que pueden ayudarnos a valorar este parámetro.

Juguete que educa

Un importante aspecto de fiabilidad consiste en reconocer la capacidad del juguete para estimular el desarrollo del niño y la niña, proponiendo actividades que favorezcan la adquisición o el dominio de competencias físicas (correr, saltar, mantener el equilibrio…), intelectuales (atender, retener en la memoria, buscar soluciones…), afectivas (reír, compartir…) o comunicativas (expresar, representar, escribir…).
A menudo se utilizan los términos educar y enseñar como sinónimos, confundiendo el concepto de juguete educativo con el de juguete didáctico. Desde el punto de vista psicopedagógico, educar va más allá de la simple transmisión de conocimientos formales o de la instrucción académica. El juego nos ayuda a crecer como personas y sin lugar a dudas debemos considerar un buen juguete a aquél que estimula aspectos positivos en el desarrollo del niño, motivándole a superarse o a expresar sus sentimientos, despertando su curiosidad o su capacidad de reír e imaginar, proporcionándole aprendizajes y experiencias decisivas para su sano crecimiento y su formación como persona.

Juguete adecuado para la edad

Otro aspecto fundamental que debe cumplir un juguete desde el punto de vista psicopedagógico es la adecuación a la edad del niño a quien se dirige, para proponerle un juego que se ajuste a sus capacidades de acción y a sus intereses. Los juguetes y juegos deben proponer actividades adecuadas para la edad del niño, ni demasiado sencillas, ya que no le plantearían reto alguno y entonces le aburrirían, ni excesivamente complicadas, ya que no lograría entender su mecanismo. En cada etapa de crecimiento, los juguetes adecuados le permitirán sacar el máximo provecho de las capacidades que desarrolla y descubre día a día.

Un gran número de juegos y juguetes comercializados incluyen en su embalaje información respecto a esta característica. En cualquier caso es importante tener en cuenta que este dato constituye una orientación que ofrece el fabricante del juguete y que cada consumidor debe valorar en función de las características del niño o niña a quien se dirige.